Como bien sabemos, la práctica de deporte trae numerosos beneficios para la salud y el desarrollo de los niños. Es justamente a partir de los 6 años, cuando el niño puede definir sus gustos y predilección por algún deporte determinado. Por eso, es importante dialogar con él y ayudarlo a tomar una decisión. El deporte que elija debe resultarle divertido y gratificante.

En esta etapa, los niños pueden realizar tanto deportes individuales como de equipo de forma organizada y sus capacidades evolucionan gradualmente con la práctica y el entrenamiento. 

No existe un orden específico sobre los mejores deportes. Como mencionamos, todo depende de los gustos del niño. Sin embargo, dentro de los deportes que más demanda tienen, destacan los siguientes.

Deportes más recomendados

Fútbol

Es el deporte más popular y el que elije la mayoría de pequeños. El fútbol contribuye al desarrollo físico, mejorando su condición general y sus destrezas. Favorece la socialización y potencia el valor del trabajo en equipo para conseguir resultados.

Baloncesto

Es considerado el deporte ideal para los niños más tímidos, ya que la dinámica del juego los obliga a tomar decisiones de forma rápida y constante y siempre estar en apoyo de sus compañeros, cooperando para conseguir el objetivo de este juego.

Rugby

Aunque para muchos padres el rugby es un deporte violento y temen por la seguridad de sus hijos, es un juego en el que se transmiten muchos valores relacionados con el compañerismo, el respeto y la unión como medio para alcanzar los objetivos. Además a nivel físico hace hincapié en la velocidad, la fuerza, la reacción y la coordinación grupal.

Natación 

Este es sin duda alguna uno de los deportes más completos. Incluso se puede empezar a una edad más temprana. En el agua, se trabaja mucho la coordinación, la resistencia y ayuda a prevenir problemas de espalda como la escoliosis y problemas posturales.

Atletismo

Una práctica considerada la base fundamental de todos los deportes, ya que incluye carreras, saltos y lanzamientos, favoreciendo el desarrollo de la coordinación, la fuerza y la resistencia.

Artes Marciales

Cualquier tipo de disciplina marcial, favorece la coordinación y ayuda al niño a adquirir disciplina. Además le proporciona una interacción constantes con sus iguales. Este tipo de prácticas deportivas, tienen como ventaja que se adapta fácilmente a cada niño y por eso puede practicarse incluso desde una edad más temprana.

Baile Activo

Una práctica que eligen muchas niñas. Consiste en realizar movimientos y componer coreografías con diferentes ritmos y velocidades. Fomenta el desarrollo de la coordinación y la resistencia. Una actividad ideal para aumentar la socialización y el trabajo en equipo, ya que muchas veces se basa en esquemas grupales.

Patinaje

Otra opción muy elegida. El patinaje, ayuda a desarrollar el equilibrio y la coordinación. La edad ideal para comenzar es cerca de los 8 años y es una actividad exigente, que requiere muchas horas de práctica y constancia. Lo que involucra valores como el esfuerzo.

¿Qué deportes no son recomendados?

Entre los 6 y los 12 años, el deporte que elija el niño debe favorecer su desarrollo de forma completa. Por ello, diversos expertos recomiendan que los niños no practiquen ningún deporte que desarrollen más un lado del cuerpo que otro.

Si bien como cualquier otras disciplinas, dichos entrenamientos de fuerza o con pesas poseen numerosos beneficios, no es recomendable que a temprana edad desarrollen más un hemicuerpo que otro, ya que puede traer problemas a futuro. Por lo que hay que descartar actividades con movimiento y desplazamiento de grandes pesos.

Ventajas de practicar deporte desde niños

Sin importar cual de estas opciones elija, el simple hecho de practicar deporte contribuye al desarrollo del niño en todos sus aspectos. Mejora su capacidad física, sus destrezas y su coordinación, lo que ayuda a prevenir la obesidad, genera hábitos saludables y potencia su salud. 

A nivel psicológico y emocional, interactuar con otros niños en un mismo deporte, les enseña a trabajar en equipo, cooperando para alcanzar una meta. Trabajan de esta forma la solidaridad, promueve el respeto y los valores del deporte. Aprenden a manejar el éxito y la frustración de manera más positiva. Descubren sus cualidades y sus limitaciones y aprenden a trabajar en ellas para mejorar.

El deporte practicado desde que son pequeños de forma constante, es una excelente herramienta de educación complementaria al hogar y la escuela. Ayuda a ocupar el tiempo de ocio de forma sana y de cara a la adolescencia es un factor fundamental para alejarlos de malos hábitos y prácticas sedentarias que perjudican su salud.