Si bien el ejercicio o actividad física no está contraindicado durante el embarazo, por contra, favorece tanto a la madre como la formación del bebé, hay que considerar que es una etapa donde la madre y su organismo requieren de mayor esfuerzo y cuidados, por lo que hay ciertas actividades que son más adecuadas para este ciclo.

Es importante resaltar que antes de realizar cualquier deporte, se consulte y sea aprobado por su médico, para evitar riesgos, en especial si existen condiciones particulares durante el embarazo. 

Si no se realiza un ejercicio con anterioridad de forma habitual, es importante que se comience con moderación e incluso si era practicante de alguna actividad previa al mismo, debe moderar la cantidad e intensidad de las actividades que se realizan, en especial a medida que va creciendo el vientre. 

Algunos consejos antes de comenzar

Se debe evitar cualquier actividad física en días u horas que más calor haga, sobretodo entre 10 a.m. y  3 p.m., o practíquese en un lugar que tenga aire acondicionado para evitar que la temperatura corporal se eleve demasiado.

La ropa deberá ser cómoda y fresca. Existe ropa especializada para embarazadas que aportarán un mejor soporte y condiciones para comenzar. 

Los deportes que requieren esfuerzo un excesivo se deben evitar, así como los de contacto o donde puedan sufrirse lesiones, las artes marciales, patinaje, y otros muchos son deportes de alto impacto que pueden valer de ejemplo.

En general, el ciclismo está contraindicado por el riesgo de caídas y golpes, sin embargo, si es estática y de manera moderada se puede realizar sin problemas. 

Sin importar qué disciplina o actividad elija es importante que informe al profesional que la acompañará para que adapte los ejercicios adecuados a su estado. 

Si por algún motivo al momento de realizar alguna actividad se sienten molestias, mejor detenerse y tomar un descanso para recuperar o incluso dejar la actividad si la molestia es demasiada. 

La oxigenación es muy importante, no se debe realizar ningún deporte en el que se tenga que contener la respiración, en especial en este momento, es muy importante para la madre y el feto. 

Deportes que puede realizar 

Caminar

Ésta es la actividad más sencilla de realizar e incorporar a una rutina. Con solo 30 a 60 minutos a paso moderado será suficiente para mantener cierta agilidad.

Running

Una de las actividades más fáciles y que más auge está teniendo, al igual que la caminar, no requiere de mayor inversión en términos de dinero o tiempo. Solo se deben tomar precauciones como utilizar calzado adecuado, no correr más de 2 o 3 km y comenzar con un trote suave si no se está acostumbrado. 

Natación

La natación es otro de los deportes más recomendados en mujeres embarazadas, puesto que es una actividad física que no ejerce presión sobre las articulaciones y aliviar el peso extra. Además los movimientos dentro del agua y la flotabilidad, permiten armonizan el sistema muscular, que puede verse afectado por el peso adicional, en especial cuando el embarazo está más avanzado.

Yoga o Pilates

Cualquiera de éstas opciones son excelentes para practicar, en general la mayoría de ejercicios que impliquen estiramientos moderados y sean de bajo impacto. 

Bailar

Aunque no es un ejercicio como tal, cumple las funciones de toda actividad cardiovascular. Solo debes evitar saltos o movimientos exagerados y se podrá hacer sin ningún inconveniente. Lo mejor es que se puede hacer en casa o en una clase de baile. 

Beneficios de ejercitarse durante el embarazo 

La actividad física durante esta etapa ayuda a ejercitar el corazón, mantener la flexibilidad en el cuerpo y fortalecer los músculos que será de mucha ayuda para sobrellevar las demandas físicas del embarazo.

Contribuye a mantener el tu peso y así evitar aumentos exagerados que no son beneficiosos para la salud del bebé. Además ayuda a una mejor recuperación después del nacimiento del bebe.

Disminuye las posibilidades de padecer diabetes gestacional y preeclampsia. Si, con anterioridad, se  ha diagnosticado, desarrollar alguna actividad física ayudará a controlarlo y evitar posibles complicaciones. 

Otro de sus beneficios es que contribuye a dormir mejor, mejorar el estado de ánimo y humor, que se puede ver afectado por los cambios hormonales y a sobrellevar los malestares generales de este periodo. 

Si antes de estar embarazada se tiene una buena condición física, se puede continuar con rutina, simplemente hay que ir haciendo pequeños cambios de acuerdo a la etapa o trimestre en el que se encuentre, pero si se siguen estos consejos será beneficioso para tener un buen embarazo y un bebé saludable.